El gobernador Gustavo Bordet estuvo este jueves en Gualeguaychú con el intendente Martín Piaggio, para firmar el inicio de obra de un tramo de la ruta 20, entregar el decreto para la puesta en valor de la casa de Fray Mocho e informar que se llamará a dos licitaciones para terminar el hospital Bicentenario.

Más allá de la agenda oficial, que la prensa del gobierno provincial destaca, el Gobernador mantuvo un encuentro a solas con el dirigente que ocupa el lugar de gobierno más importante en la provincia, dentro del espacio kirchnerista.

Por convicción o por necesidad, Bordet ha intentado sobrevolar la dura interna que divide al peronismo de Gualeguaychú, que con el senador Pedro Guastavino como anfitrión, fue a principios de abril escenario nacional de una de las manifestaciones internas más descarnadas en contra de la posibilidad de un regreso de la ex presidenta Cristina Fernández, en boca del armador del espacio del llamado por medios afines al macrismo “peronismo nacional”, el senador Miguel Angel Pichetto.

La convicción o la necesidad de Bordet de sobrevolar la interna no se limita, claro, a Gualeguaychú. El Gobernador viene militando, con legisladores y con intendentes, la necesidad de aprobar la reforma política que envió a la Legislatura, porque sabe que no la tiene fácil dentro de su propia tropa.

Las resistencias, como viene informando Página Política, están centradas en la Cámara de Diputados, donde tiene su asiento buena parte del ala kirchnerista del peronismo, con el presidente del Cuerpo, Sergio Urribarri, a la cabeza.

La visita a Gualeguaychú y las fotos que muestran un diálogo distendido entre Bordet y Piaggio dan la idea de una coincidencia entre dos dirigentes que, por encima de sus posicionamientos en la interna, tienen algo en común: la responsabilidad de gestionar en un momento de crisis.

Y aparecen al cabo de una semana en la que volvieron a correr rumores sobre acciones de resistencia del kirchnerismo, como la posibilidad de que se conforme en Entre Ríos Unidad Ciudadana, la fuerza con la que compitió Cristina Fernández en la provincia de Buenos Aires.

En la Legislatura, algunos creen que no se trataría más que de una amenaza que se echa a rodar con fines de negociación. Es que un peronismo electoralmente dividido sería el camino más seguro para entregar la provincia a Cambiemos en las elecciones del año que viene.

Bordet se va este sábado al sudeste asiático para participar de la tercera misión comercial de la Región Centro desde 2015, junto a mandatarios de Córdoba y Santa Fe y representantes del Consejo Federal de Inversiones (CFI). Lo acompaña el vicegobernador Adán Bahl.

Ambos regresan el 6 de junio. En esto 12 días el Poder Ejecutivo quedará a cargo del vicepresidente 1º de la Cámara de Senadores de la provincia, Aldo Ballestena. En la cadena sucesoria continúa Urribarri.
Fuente: Página Política

Claves

Peronismo Bordet Piaggio

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles