En 2015 la discusión por la despenalización del aborto fue ajena a la campaña electoral en la provincia. Tuvo su lógica: aunque la movilización social ya era fuerte a favor de la legalización, ningún aspirante a la gobernación se iba a arriesgar a opinar sobre un asunto que por décadas se consideró muy delicado y resbaladizo para la tarea de juntar votos. Para qué asumir riesgos en una cuestión que, además, era de competencia nacional.

Pero cuatro años después, el tema impactará de una u otra manera en la elección entrerriana.

Por un lado, se trata de un nuevo asunto de salud pública que no puede eludirse en la consideración de quien aspira a gobernar una provincia. Aún si el proyecto votado en Diputados no pasara el Senado, para el conjunto de la dirigencia política ha quedado claro que este debate llegó para quedarse y sólo es una cuestión de tiempo encontrarle una solución legal.

Pero en el caso de Entre Ríos, la histórica sesión del 13 y 14 de junio en Diputados dejó un dato político que impactará directamente en la campaña electoral: el voto a favor del diputado nacional de Cambiemos Atilio Benedetti, el único de los legisladores nacionales por Entre Ríos que está anotado en la carrera para la gobernación.

Otra hubiera sido la incidencia si ninguno de los legisladores de Entre Ríos -nueve diputados y tres senadores- tuviera aspiraciones de ocupar el cargo político más importante de la provincia en una elección que podría ocurrir –desdoblamiento mediante- en menos de un año.
Entre Ríos
La posición de Benedetti en el debate por el aborto tiene una particular peso, además, porque se supone que va en contra de lo que opinan la mayoría de los que votan a Cambiemos.

A diferencia de lo que ocurre en otras provincias argentinas, Entre Ríos tiene poca concentración de habitantes en su capital. Presenta una composición poblacional más distribuida en ciudades más chicas y en numerosos pequeños poblados donde la Iglesia católica posee un fuerte predicamento. En ese voto rural es donde más gana Cambiemos.

Según estimaciones que manejan algunos dirigentes de Cambiemos –que no son radicales, pero están a favor de la legalización del aborto- en Entre Ríos, la mayoría de la población está en contra.

En la madrugada del 14 de junio, Benedetti reservó un párrafo de su intervención a esa porción del electorado, cuando como “representante del interior”, donde “se han radicalizado las posiciones”, consideró necesario señalar que el proyecto “no obliga a ninguna mujer a abortar” y que no cuestiona a los “grupos sociales y religiosos” que se oponen. Lo que hace es “reconocer un problema, para resolverlo; que muchas mujeres toman la decisión de terminar con un embarazo no deseado y el Estado no puede marginarlas y condenarlas, poniendo en riesgo su vida”.
Cerca de Benedetti, aseguran que los días previos al debate en Diputados fue advertido por un consultor de imagen para que no vote a favor. Pero el legislador “fue fiel a sus convicciones, votó a conciencia. Ya tenía esa posición cuando fue diputado en 2009. Si lo hizo público a último momento fue porque hubo muchas presiones, pero siempre tuvo clara la posición”, aseguró a Página Política un dirigente de la corriente Illia, el espacio interno de la UCR que lidera el postulante a la gobernación.

En cualquier caso, el voto de Benedetti en el Congreso resultó, por lo inesperado para muchos y bajo la mirada entrerriana, el dato político más saliente de aquella jornada histórica.

Es que el dirigente más importante del ala conservadora del radicalismo de Entre Ríos terminó corriendo por izquierda al diputado kirchnerista Julio Solanas. El exintendente de Paraná actuó como un reflejo inverso de Benedetti: un referente progresista de los últimos años que, al final del día, ratificó su histórica cercanía con las posiciones de la Iglesia católica. Y que también guardó su definición para último momento. Y eso que Solanas no está anotado para la Gobernación. El voto a favor de la despenalización del aborto lo corre a Benedetti del lugar conservador con el que resultaba cómodo asociarlo, con soló observar sus referencias internas en la UCR, sus sociedades políticas o su posición contraria al matrimonio igualitario. ¿Lo volverá ahora más potable a la vista de franjas progresistas no peronistas y no tan corridas a la izquierda?
De Angeli pidió tiempo para debatir el aborto en el Senado Redacción de Página Política 25 Jun, 2018
Fuente: Página Política

Claves

2019 Benedetti Solanas

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles