Desde que gobernar Entre Ríos pasó a ser una posibilidad cierta para Cambiemos –en 2015 ganó Mauricio Macri, pero Alfredo de Angeli perdió con Gustavo Bordet- el armado electoral de la alianza entre macristas, radicales y algunos peronistas pasó a ocupar el centro de la escena política entrerriana. Lo ocurrido en 2015 había dejado como lección la necesidad de buscar un candidato a gobernador más competitivo.

Por eso fue siempre central la posibilidad de que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, termine jugando como candidato a gobernador en 2019. Se trata del jefe indiscutido del PRO entrerriano y el dirigente con más poder dentro de Cambiemos. Fue quien definió la oferta electoral de 2015 (el que puso a De Angeli) cuando no era más que el delegado del único candidato a presidente competitivo de la coalición en formación. Y ese poder se multiplicó desde el puesto clave que ocupa en el gobierno nacional.

Una candidatura a gobernador es lo que más quisieran los frigeristas de Entre Ríos. Se trata de un conjunto de dirigentes que dentro de Cambiemos excede al PRO y en el que también hay varios radicales y peronistas. Dicen que sería lo mejor que le podría pasar a la provincia, por lo que podría obtener de un eventual segundo mandato de Macri; pero también por sus condiciones personales, que van desde su conocimiento de la política, la economía y el manejo del estado, hasta su costado carismático.

En esas especulaciones sobre el futuro político en la provincia siempre se contó a Frigerio como la carta más fuerte que tenía Cambiemos para jugar en 2019. Y la variante de una elección provincial separada de la nacional que, en teoría, aumentara las chances de reelección de Bordet, volvía a su postulación necesaria para cambiar la historia de una provincia gobernada mayoritariamente por el peronismo desde 1983.

Pero los frigeristas nunca supieron responder si jugará. “Llegado el momento, Macri se lo va a pedir, porque Cambiemos necesita ganar provincias”, han repetido en el último año. Frigerio nunca quiso hablar del tema y la impresión que siempre dio es que ni él mismo tenía en claro cuál sería su futuro político. Siempre dijo –y resultó creíble- que estaría donde el Presidente lo necesitara.

Pues bien, la crisis de los últimos diez días hizo que lo necesitara más que nunca en su gobierno. Macri evaluó que debía darle más aire al ala política de su gobierno y sumó a Frigerio junto con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó a la “mesa chica” de las decisiones.

Hay que recordar, por caso, que una definición tan importante como la de volver al FMI no fue comunicada ni al sector político del gobierno, ni a sus aliados, pese a que el día que se tomó estaban en Casa Rosada para respaldar el rumbo económico. Las crónicas periodísticas nacionales afirman que Frigerio se enteró recién en la reunión de coordinación en la que definieron la forma de comunicación.

Por estas horas, Frigerio es más importante que nunca para Macri. Esto, objetivamente, lo aleja de la posibilidad de “bajar” a disputar la provincia de Entre Ríos. Si le sale bien, pasará a ser un hombre aún más importante de lo que ya es en la construcción política de Cambiemos; algunos imaginan que podría integrar una fórmula nacional. Si le sale mal, le habrá salido mal a Cambiemos y difícilmente tenga interés en “bajar” para exponerse a una derrota en Entre Ríos.
Fuente: Página Política

Claves

2019 Cambiemos Frigerio Macri

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles