Con una fuerte apuesta por la unidad del peronismo ortodoxo, con un discurso con fuerte tinte nacionalista y con palos para Mauricio Macri y Cristina Kirchner, el senador Miguel Ángel Pichetto fue el único orador en un acto en La Plata en el que se posicionó como candidato presidencial del Peronismo Federal.

Antes de ingresar al teatro Metro de la capital provincial el senador de Río Negro tuvo un breve contacto con los periodistas donde dejó en claro que veía tres estructuras políticas definidas de cara al año próximo: Cambiemos, Unidad Ciudadana y el Peronismo Federal. Categórico, Pichetto lanzó además un pronóstico inquietante: "Va a haber ballotage porque alguien gane en primera vuelta".

El senador arrancó su discurso posicionando al Peronismo Federal lejos del kirchnerismo duro. "Somos una construcción muy clara y nítida que se diferencia de Unidad Ciudadana", dijo y aseguró que el armado de Cristina va a competir en el proceso electoral del año próximo. Por eso dejó en claro que "si el peronismo no se reconstruye, si no instala liderazgos firmes y no lleva una propuesta, corre el riesgo de diluirse".

"Tengo la convicción de ser candidato para que volvamos a ser poder en la Argentina. A mi no me tiembla el pulso ni tengo miedo escénico", aseguró Pichetto y mencionó algunos de sus colaboradores económicos. Entre ellos apuntó a Miguel Peirano y Roberto Lavagna.

Allí el senador se adentró en fuertes críticas al segundo mandato de Cristina Kirchner. "También debo decir que los últimos cuatro años de Cristina Kirchner y Axel Kicillof fueron un fracaso, fundamentalmente por procesos económicos que terminaron con fuerte intervencionismo del Estado, con cepo de la economía, con un proceso de control de las importaciones", dijo y siguió enumerando: "En los últimos cuatro años tuvimos inflación, aumento del gasto publico y aumento de la estructura del Estado, porque el único empleo que creció fue el empleo público".

Pero, claro, Pichetto también repartió fuertes críticas para el gobierno de Mauricio Macri. "Este gobierno tuvo un proceso de gestión económica pésimo. Se demostró que aumentó el endeudamiento externo, que la paritaria fue siempre a la baja, que la pérdida de poder adquisitivo es tremenda, que la devaluación es del 40% con paritarias en el sector público del 15% y en los gremios más fuertes de 25 puntos".

En busca de dejar clara la identidad de su espacio, Pichetto argumentó que "ambos modelos económicos fracasaron en la capacidad económica de mejorar la vida de los argentinos".

Categórico aseguró que ambos modelos "son funcionales". Ambos "se necesitan y se complementan y alimentan la brecha todos los días".

Pero también buscó dejar en claro que su espacio no es el de Sergio Massa. Pichetto dijo que por fuera de esa brecha está el Peronismo Federal, pero aclaró que "no somos la ?avenida del medio'. No somos una alternativa híbrida, sin rumbo y sin corazón. Nosotros somos el futuro", dijo.

Pichetto elogió las políticas de Trump de recuperar la industria estadounidense. Remarcó la decisión de terminar con la producción de autos con el sueldos de maquilas mexicanas y la producción en el sudoeste asiático. En Estados Unidos "creció el empleo y se calentó la economía", dijo.

"El mundo cambió y Argentina sigue atada a un criterio librecambista del entorno del Presidente que deja entrar toda la porquería que se construye en el sudoeste asiático con mano de obra esclava que sustituye la mano de obra argentina", disparó.

Marcando más similitudes con el presidente norteamericano, Pichetto dejó en claro sus prioridades a la hora de buscar repotenciar al país como sector productivo. "No tengo una visión hiperambientalista", dijo y cuestionó las declamaciones de algunos sectores que pregonan "una Argentina pastoril donde no tiene que haber energía nuclear, ni explotar los recursos de la minería ni extraer el petróleo con el fracking".

Fue un acto acotado, sencillo, donde a pesar de la convocatoria al peronismo ortodoxo no hubo ni banderas ni bombos. El escudo del Partido Justicialista resaltaba en atril que usó el senador para su discurso. Sobre el fondo, unas pantallas gigantes mostraban flamear a la bandera argentina.

En las primeras filas del teatro miraban los senadores, Carlos Caserio, Carlos ?Camau' Espínola, Rodolfo Urtubey y Alfredo Luenzo. También estuvieron el diputado Diego Bossio y algunas figuras cercanas a Sergio Massa como Miguel Peirano, Juan Amondarain y los legisladores provinciales José Luis Pallares y Ricardo Lissalde.
Fuente: Página Política

Claves

2019

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles