Por Luis Meiners
@LuisMeiners

En su edición del domingo 15 de octubre el diario La Nación repasa con júbilo las principales conclusiones del “Coloquio IDEA” (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina). Allí se expresa con claridad la agenda política del empresariado. Resulta sin dudas ilustrativo para quienes nos ubicamos en la vereda opuesta a esta hoja de ruta conocer la dirección en la que nos quieren llevar.

Una agenda de (contra) reformas


Quizás habiendo encontrado valentía en un escenario político que interpretan como favorable, con certeza apurados por un panorama económico de incertidumbre internacional, la flor y nata del empresariado argentino se dio cita en el Sheraton Mar del Plata y desplegó su agenda política.

“Los dueños de la argentina volvieron al coloquio IDEA” titula Infobae, y amplía diciendo que “la novedad más importante es la vuelta de los dueños de empresas al evento luego de muchos años. Paolo Rocca, de Techint; Marcos Bulgheroni, de Pan American Energy; Marcos Galperín, de Mercado Libre; Cristiano Rattazzi, de FIAT; y Carlos María Blaquier (h), del Grupo Ledesma, fueron algunos de los grandes empresarios de la Argentina que estuvieron en Mar del Plata para el ya tradicional coloquio. Para tener una idea del poderío de esas empresas basta señalar que si se toma su valor de mercado, superan los 50.000 millones de dólares, una cifra que representa el 10% del PBI de Argentina.”

La reforma laboral fue el tema clave de uno de los pricipales paneles del encuentro, protagonizado por los CEO de Techint y Mercado Libre. En un escenario económico internacional que el mismo FMI caracteriza como de “estancamiento”, y un panorama continental en el que asoma la reforma laboral en Brasil que retrotrae las relaciones laborales al siglo XIX, el empresariado argentino teme perder “competitividad”. Acusan de esto a un mercado laboral demasiado “rígido”, con costos laborales demasiado elevados.

De este diagnóstico se desprenden una serie de medidas. Reemplazar rigidez por flexibilidad en el mercado laboral. Contratos a término y no de duración indeterminada, por empresa y no por rama. Permitirle a las empresas crecer y también decrecer (es decir, despedir) cuando sea necesario. En definitiva, incrementar la capacidad de las empresas para adaptarse a la volatilidad del mercado mundial a costa de los derechos de los trabajadores.

La reforma educativa también estuvo presente en la agenda política empresarial. Reclaman a la educación una mayor capacidad de adaptación al mercado laboral y al cambio tecnológico. Dos fetiches del discurso educativo empresarial. La voz cantante en esta materia la tuvo Denise Abulafia, CEO de Educatina, una empresa que ofrece una plataforma educativa online. Proponen una educación enfocada en brindar a los estudiantes las habilidades técnicas y sociales que exige el mercado laboral. Paolo Rocca sostuvo que la deserción escolar es un problema para la “gobernabilidad” del país.

La “simbiosis”

“Simbiosis” fue la palabra elegida por La Nación para graficar la confluencia entre la agenda política del gobierno y del empresariado. No es para menos. Tanto la reforma laboral como la educativa figuran entre las prioridades del macrismo.

En cuanto a la reforma laboral, el gobierno viene preparando el terreno sindicato por sindicato antes de pasar a una ofensiva más global. Estan midiendo fuerzas, planificando la ofensiva. Un claro ejemplo de esto es la modificación del convenio petrolero para Vaca Muerta. Allí avanzaron en la eliminación del pago de horas extra, modificaron la jornada laboral semanal eliminando los dos francos e implementaron la rotación del personal por distintas tareas.

En materia educativa el gobierno nacional impulsa el proyecto del llamado “Plan Maestr@”. En él traza una hoja de ruta que avanza en el sentido de la pérdida de derechos para lxs trabajadorxs de la educación y en la mercantilización de la educación pública. Así, da por terminadas a las paritarias nacionales y propone una “nueva carrera docente” para modificar los estatutos docentes introduciendo criterios meritocráticos tanto para el ascenso como para la remuneración y, tendencialmente, reemplazar los convenios colectivos de trabajo por convenios individuales por “mérito”. Al mismo tiempo reduce los saberes educativos a lo requerido por un mercado laboral precarizador.

Las otras “simbiosis”

Esta confluencia entre el empresariado y el gobierno nacional no es la única en juego. Las cupulas sindicales, los gobiernos provinciales y los diputados y senadores “opositores” también forman parte de esta “simbiosis”.

Son de público conocimiento los encuentros entre el Ministro Triaca y el “triunvirato” de la CGT. Buscan pactar sindicato por sindicato una reforma laboral “light”. Es por ello que han acutado abiertamente para dilatar la bronca de lxs trabajadorxs que se expresó con fuerza en los primeros meses de este año.

Por su parte los gobiernos provinciales de diferentes signos han dado sobradas muestras de acompañar el rumbo. Sus autoridades educativas avalan al Plan Maestr@ desde el Consejo Federal de Educación. En sus provincias también aplicar el ajuste. Tal es el caso del gobierno de Bordet, que ya ha anunciado un presupuesto de “austeridad” para el 2018, y que acompaña la llamada “responsabilidad fiscal” que impulsa el gobierno nacional para reduir el gasto público.

De los diputados y senadores “opositores” podemos decir lo mismo. Macri ha gobernado con minorias legislativas amparado en el voto de opositores. Así, diputados y senadores del PJ - FPV, del massismo y también de bloques menores como el bloque “progresista” del que forma parte el Partido Socialista, han acompañado leyes clave como el presupuesto 2017 y el pago a los fondos buitre.

Enfrentar la agenda del ajuste en las calles y en las urnas

En los próximos meses se jugarán momentos clave para determinar el avance o retroceso de esta agenda politica de los empresarios. El gobierno nacional buscará hacer valer un resultado electoral favorable para dar pasos claros en esta dirección. Poco podemos esperar de las cúpulas sindicales y los partidos tradicionales para frenar esta ofensiva de la que, por acción u omisión, forman parte.

Será fundamental la movilización de lxs trabajadorxs en las calles. Para ello es necesario avanzar en coordinar fuerzas desde el sindicalismo combativo frente a la defección de las conducciones sindicales tradicionales. Esta es una tarea donde la izquierda en su conjunto tiene una enorme responsabilidad por delante.

Por otro lado, tenemos por delante las elecciones legislativas del 22 de octubre. La presencia de diputadxs que se enfrenten a los proyectos legislativos del ajuste y le contrapongan a la agenda politica de los empresarios una agenda de lxs trabajadorxs, las mujeres, la disidencia sexual, la juventud, lxs jubiladxs, es de gran importancia. En este sentido, desde el MST - Nueva Izquierda buscamos aportar a esta pelea. Que Nadia Burgos sea la quinta diputada por Entre Ríos, para llevar al congresos la voces de quienes en las calles nos oponemos a la agenda politica de los empresarios y sus gobiernos.

Luis Meiners

Candidato a diputado nacional en el segundo lugar de la nómina del Movimiento Socialista de los Trabajadores.

Sociólogo, docente de nivel secundario y nivel superior.

Fuente: Página Política

Claves

OPINIÓN Meiners reforma laboral Escuelas MST

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles